La palabra trampantojo proviene del Francés Trompe-l’Oeil, que quiere decir engañar a la vista.