Imitar el mármol no es una técnica reciente. Muchos de los restos que se conservan de culturas como la Egipcia, Cretense o Romana nos hablan de una pintura lisa que simula el aspecto del mármol: El Estuco.

Este tipo de pintura renace a finales del siglo XV en Venecia, logrando texturas de excelente calidad y resistencia. Las propiedades de la cal, son apreciadas desde siempre, y gracias a su elasticidad, se evita el cuarteo de los revestimientos, impermeabilizando asimismo contra la humedad y fisuras.
Al optar por un estuco a la cal se dota a las paredes de protección, elegancia y distinción.
Además de la cal, los componentes de los morteros empleados en el estuco incluyen arena de mármol, la cual aporta ese característico brillo marmóreo, así como lo dota de una dureza extraordinaria. Asimismo, una gran variedad de pigmentos ayudan a conseguir múltiples colores y tonalidades.
Hoy en día, la industria ha conseguido la producción de estucos acrílicos, más económicos y fáciles de aplicar, que dan un buen resultado, aun a costa de su duración y espectacularidad.
Es interesante valorar antes de decidir que tipo de estuco se debe elegir, valorando sus propiedades, uso, situación y cómo no, su precio, para lo cual nuestros técnicos le asesorarán convenientemente.

Comedor con estuco naranja
Estuco a la cal en amarillo antiguo

Estuco a la cal azul mar
Estuco a la cal con arenas
Estuco a la cal verde
Estuco a la cal amarillo-dorado